Archivo de la etiqueta: politica

Deuda excesiva, (y III)

He utilizado este título para los tres últimos artículos a conciencia: aunque sé que se la estadística de base se denomina “déficit excesivo”,  yo prefiero el término “deuda excesiva” porque refleja mejor la realidad subyacente: el sector público no cuadra sus cuentas anuales, gasta muchísimo más que la ingente cantidad de recursos que extrae de la renta bruta de los contribuyentes, y genera un déficit creciente y explosivo, que financia emitiendo deuda pública que alguien debe comprar para que no haya suspensión de pagos; es decir, hay excesiva deuda pública en circulación. Por cierto, el importe de esta deuda hay que devolverlo a su vencimiento.

Deuda excesiva (II)

Repasando los datos de la estadística de deuda excesiva a la que me refería en la ocasión anterior, hoy quiero revisar el apartado de las corporaciones locales, que forman el tercer subgrupo de la deuda total de la administración pública.

Al margen de las cifras que pueda manejar el Ministerio de Economía y Hacienda las últimas disponibles para el resto de observadores son las de Septiembre del año pasado; y se agrupan en varias categorías: los datos individuales de las 6 ciudades más grandes (Barcelona, Madrid, Málaga, Sevilla, Valencia y Zaragoza), el resto de capitales de provincia agrupadas, el resto de ayuntamientos, diputaciones de régimen común, diputaciones forales vascas, consejos y cabildos insulares y, por último, ciudades autónomas.

Espiando. ¿No nos vamos a hacer daño, verdad?

Deplorable espectáculo el que vivimos. Corrupción y más corrupción, espionaje y más espionaje. La pescadilla que se muerde la cola o el hamster en la rueda sin fin. Casi ni un solo partido está libre de culpa, tan sólo los que aun no han tocado poder nunca son los que pueden presumir de honradez. En la Blanca o Cartilla Militar de aquellos que hicimos la mili  figuraba un apartado de “apreciación del valor”, en el que se hacía constar siempre la expresión se le supone. Obvio para quien nunca tuvo ocasión de demostrarlo.

Con los partidos actuales y los titulares y noticias del día a día pasa lo mismo. A todos los partidos que han ejercido el poder o han colaborado con el mismo mediante coaliciones o acuerdos se les ha pillado en algún grado de corrupción. Y existe una conciencia generalizada es que aquellos partidos que aun no han tocado poder no se han corrompido porque no han podido.

Deuda excesiva (I)

Siguiendo con el análisis de indicadores de la economía que parecen estar tocando fondo, hoy me voy a referir a una estadística de nombre llamativo: protocolo de déficit excesivo, que posiblemente es una de las series de datos con una denominación más clara, que se presta a pocas interpretaciones.

Aunque mucha gente parece no recordarlo, una de las condiciones esenciales para el nacimiento del euro fue que los estados miembros que libremente se asociaron al club de la moneda única (no se olvide este dato, libre asociación) aceptaban mantener una política de equilibrio presupuestario orientada a que los gobiernos nacionales no gastasen más dinero que el recaudado, excepto si se producían circunstancias especiales como, por ejemplo  desgracias naturales, que exigieran una aportación de ayudas púbicas imprevistas generadoras de déficit; ahora bien, el gobierno que se viese en semejante situación se comprometía a volver a la senda del equilibrio en el menor plazo posible, o de lo contrario, se activarían los mecanismos de recomendación y sanción económica previstos en el Tratado de la Unión.

El aire del turismo

Como dije en la anterior ocasión, me proponía empezar el año hablando de datos de la economía que, con más o menos intensidad, empezaran a marcar un posible cambio de tendencia; no es que me apunte a la moda de los “brotes verdes”, expresión que, dicho sea de paso, me parece un poco ridícula y corresponde a los políticos, sólo digo que conviene leer los datos que se van conociendo con objetividad y una perspectiva un poco amplia, para anticipar los cambios que puedan esperarnos en el futuro.

Las mafias en la Administración Local

Una de las acepciones de la palabra “mafia” en el Diccionario de la Real Academia Española es la siguiente: “Grupo organizado que trata de defender sus intereses”. Al igual que existen por ejemplo la Función Pública Local, o la Contratación Administrativa en la Administración Local, o el régimen de los bienes de las entidades locales, existen también y por supuesto las mafias en la Administración Local.

¿Se pueden hacer buenas leyes?

En el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales he dado hace unos días una conferencia en el marco de un Seminario dedicado a analizar “el horizonte del Estado autonómico en 2010″ . El debate con los asistentes -la mayoría catedráticos de derecho constitucional, bajo la batuta de Enrique Álvarez Conde- fue muy vivo pero no me voy a referir a él. Lo cuento porque, en la clausura, el director del Centro, Benigno Pendás, nos contó algunos de los proyectos de la institución y entre ellos figuraba un programa destinado a meditar sobre la forma de legislar mejor.

El conflicto como motor de nuestra historia

El conflicto no es una maldición. Al contrario, en muchas ocasiones es el trampolín que precisamos para ascender en nuestro camino personal o profesional. Por eso, debemos afrontarlo de una manera inteligente y abierta, por mucho dolor y tensión que nos pueda producir en primera instancia.  El conflicto es consustancial a la vida de las personas, de las empresas y de los países y tenemos que aprender a resolverlos, afrontarlos, sortearlos o evitarlos según sea su naturaleza, entidad y repercusión. Aunque la prudencia aconseja evitarlos en medida de lo posible, al final siempre terminan apareciendo en nuestro camino, hagamos lo que hagamos. Sólo los simples y los necios pueden pensar que el conflicto no llamará a su puerta jamás. A medida que ascendamos, más complejos y difíciles serán los problemas y conflictos que debamos resolver. De alguna forma, son ellos los que marcan nuestro techo de competencia.