(Des)habilitados de (poco) carácter estatal (o supranacional)

(Des)habilitados de (poco) carácter estatal (o supranacional)Con la excusa de la aprobación del Decreto 195/2008, de 7 de octubre, por el que se regulan determinados aspectos del régimen jurídico del personal funcionario con habilitación de carácter estatal de las entidades locales de Cataluña, y habida cuenta de la casuística que venimos observando en los últimos tiempos respecto de la honorable profesión de Habilitado, adjunto a continuación unas reflexiones sobre el presente y el futuro de los SITAL.

En primer lugar, partimos de un empeoramiento jurídico del status del Habilitado. En efecto, la disposición adicional segunda de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto básico del empleado público regula, con carácter básico, determinados aspectos del régimen jurídico de los funcionarios con habilitación de carácter estatal, atribuyendo a las comunidades autónomas competencias en aspectos como la oferta de ocupación pública; el régimen de selección y provisión de puestos de trabajo; la creación, clasificación y supresión de puestos de trabajo (véase el apartado 3º de la citada disposición adicional segunda), y el régimen disciplinario (véase el apartado 6º).

Es cierto que el principio de descentralización es uno de mis preferidos (si bien su articulación teórica me agrada más que su plasmación jurídico-práctica), pero “no lo veo” en este caso. Es como cuando vemos una película que cuenta con un gran actor, pero que “no lo vemos” en ese papel. ¿Qué había que descentralizar? ¿La selección? ¿La total provisión? Dios nos pille confesados. Sólo falta que se descentralice un poco más y se transfiera la selección en los propios Ayuntamientos. Otra cosa bien distinta son las convocatorias públicas para la provisión con carácter interino de puestos de Secretaría Intervención en pequeños Ayuntamientos, sistema muy utilizado en las dos Castillas y Aragón… Pero en definitiva, la afirmación genérica es que la mencionada D.A 2ª LEBEP -que en su momento derogó los arts. 92, 98 y 99 de la LBRL y en el Real Decreto 1174/1987, de 18 de septiembre, por el que se regula el Régimen jurídico de los Funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional-, se decanta por una descentralización que, en este caso, no sólo no es operativa sino que además roba la carta de naturaleza del habilitado antaño “nacional” (y ahora “estatal” o, supongo, “supranacional”, por lo que podríamos trabajar en Alemania, no?).

Los habilitados somos, al menos hasta ahora, muchísimas más cosas a parte de órganos de fiscalización, pero también esto último. Está claro que por ello siempre hemos sido una figura molesta, y por eso algo van a hacer (ya están haciendo) con nosotros. Las posibilidades para deshabilitar a los habilitados son esencialmente dos: modificarnos (¿genéticamente?) o directamente eliminarnos. Ya se hace bastante difícil trabajar con la respiración en la nuca de quien tiene todo el poder municipal en sus manos, pero hasta ahora nuestra entrecomillada “dependencia” de Madrid, reforzaba nuestra “independencia” del Ayuntamiento. Ahora dependemos de la Dirección General de Administración Local y de la Consejería de Administraciones Públicas. Sí, son órganos autonómicos, no locales, pero están mucho más cerca que Madrid. Incluso éstos órganos, en la Comunidad de Madrid, “están mucho más cerca que Madrid”. A buen entendedor…

Con esta premisa, a la que cabría sumar algunas otras, nuevas o “clásicas”, de las que ahora no podemos o no queremos hablar (como la libre designación, la proliferación de asesores, la disparidad retributiva, o la inaceptable dificultad que tienen los nuevos habilitados para obtener un nombramiento provisional y empezar a trabajar), pintan malos tiempos para los que, no obstante, tenemos algunas propuestas (y vaticinios) que, sin compartir todas ellas por entero, sí merecen ser listadas a continuación. Y como muchas veces se me acusa de ejercer un estilo demasiado directo, lo voy a hacer mediante refranes, manifestación de nuestra herencia cultural, que ilustran cualquier situación con suma sabiduría y discrección:

- “Cuando el gato no está los ratones bailan”. Después de todo, no sería tan traumático si, como dicen algunos, nos reubican físicamente en la Administración Autonómica. Por un lado la cosa perdería encanto y, como dijimos, “carta de naturaleza” (¿se puede trabajar en un Ayuntamiento sin hallarse en dicho Ayuntamiento?), pero por otro lado bien se puede decir que no echaríamos de menos a más de uno, sobre todo a esos que nos respiran en la nuca. Y es que “ojos que no ven, corazón que no siente”.

- “A amor y fortuna, resistencia ninguna”. El sistema de libre designación tiene su sentido (hasta cierto punto) en grandes municipios, pero si por alguna vicisitud del Destino (o de quienes lo manejan), se convirtiera, de derecho o simplemente de hecho, en el sistema “normal” de provisión, se acabó el habilitado…

- “A bien obrar bien pagar”. Mencionamos sucintamente en este comentario (y de forma más extensa en otros) el problema de la disparidad retributiva. Está claro que no debería dejarse en manos del munícipe la decisión sobre nuestros honorarios, articulada a través de los amplísimos conceptos retributivos complementarios o variables (parte variable de la nómina o complementos). Por otro lado, si nos reubican en la Comunidad Autónoma cobraríamos todos igual, pero igual de poco.

- “A cama chica, echarse en medio”. Si, por el contrario, nos quedamos en nuestros queridos Ayuntamientos, ello no debe ser a costa de pérdidas de atribuciones o de nómina, de “ninguneos”, o de desaparición de la gestión y del panorama municipal. Distintos agentes como los concejales (delegados y no delegados), los asesores (internos o externos), las empresas contratistas, o los propios compañeros pueden pretender en ocasiones, con mejor o peor fe, asumir nuestras funciones. No puede ser, ya que nuestras funciones son precisamente nuestras. Si nos quedamos nos quedamos en medio, en la plaza, y no arrinconados en el burladero. Si nos quedamos (y deberíamos quedarnos) debemos ser precisamente los principales gestores públicos. ¿Alguien recuerda aquélla campana lejana de la función directiva por parte de los habilitados? Es un buen momento para volver a hacerla sonar. No sé si somos de carácter nacional o estatal, pero lo que sí sé es que ahora mismo debemos “sacar el carácter”.

- “Procura lo mejor, espera lo peor y toma lo que viniere”. En fin: vienen tiempos de cambio, en los que haríamos bien en temer lo peor (sea ello lo que sea), pero lo peor es asumible (con entereza y, repito, carácter); nuestra preparación jurídica y –por qué no decirlo- psicológica, hará el resto. Al final sobreviviremos. Y es que, después de todo, lo importante es que “Dios te de salud y gozo, y casa con corral y pozo”, y pocas cosas más. 

Más artículos en: Personal

Víctor Almonacid Lamelas

Acerca de Víctor Almonacid Lamelas

Víctor Almonacid Lamelas es Secretario de la Administración Local, categoría superior; Secretario General del Excmo. Ayuntamiento de Picanya (Valencia) y Máster en Nuevas Tecnologías en la Administración Pública. Es autor de numerosos artículos y publicaciones.

Articulos relacionados

  • · De puestos indispensables
  • · Los blindajes de alta dirección
  • · Bájense el sueldo y búsquense la vida ahí fuera…
  • · Breve manual el derecho de acceso a los archivos y registros municipales de los concejales (y III)
  • · Órdago. Y a ver qué pasa.
  • 13 respuestas a (Des)habilitados de (poco) carácter estatal (o supranacional)

    1. Dice un diccionario de sinónimos sobre HABILITADO: capacitado, competente, preparado, adaptado, autorizado, facultado … pudiendo añadirse otros que proporciona el Word cuando pinchas sobre la palabra con el botón derecho del ratón: experto, idóneo, suficiente, proporcionado …

      ¿Dónde se celebran las olimpiadas para

    2. Enhorabuena Víctor,

      se trata de un comentario espectacular.

    3. Si me parto más la caja torácica, no llego a los turrones.

      Muchas felicidades, y muchos años de Habilitado ;D

    4. Apreciado Victor, hace variosdías escribí un comentario al respecto de este asunto que de nuevo sale a la palestra. Proponía que la solución idónea es la creación de un Sindicato Profesional de Habilitados Nacionales con carácter nacional, se libre inscripción, claro, los que se sientan agusto en sus parcelas regionales que se busquen la vida ellos.
      Es obvio quelos Colegios profesionales no sirven para nada, no voy a explicar el porqué de algo tan obvio, pero si queremos que nuestra profesión, nuestra Escala, sea respetada y considerada, se le otorguen las prerrogativas a las que tenemos derecho y nos nos veamos sometidos a los vaivenes que cualquier “plantanabos” como Jordi Sevilla (mira por donde tienía que llmarse Jordi)tenga a bien someternes, si deseamos que se retrotraigan las potestades que vergonzosamente se otorgaron a las CCAA respecto a nuestra profesión, si queremos volver a depender del Ministerio de A.P. de nuevo, si deseamos en fin continuar siendo un Cuerpo Nacional y no una cosilla en la que nos hemos convertido, solo nos queda luchar por ello, y esta lucha, desde luego no la van a iniciar los Colegios, comedores sus Presidentes en el pesebre de las E.L. o Gobiernos autonómicos, tanto monta, si queremos todo eso y más debemos iniciar la lucha nosotros y la mejor herramienta es la constitución del Sindicato -sus carácterísticas, objetivos y medios ya los decidiremos, aunque yo personalmente lo tengo muy claro-. E inmediatamente comenzar el asalto a las reivindicaciones apetecidas, con el uso de la huelga si es preciso. Digo esto, porque hoy aparece tambien el el Blog el programa para la preparación de oposiciones a las sub-escalas en la región catalana, ya han aparecido publicadas en otras regiones (Autonomías, perdón)y desde luego, con la Ley y la CE enla mano, eso es una ilegalidad manifiesta. La dispersión y arbitrariedad de las convocatorias, formas de selección, requisitos económicos de presentación -desde quien lo hace gratis a quien demanda desmesuraas tasas- etc. son causa todas ellas de un recurso de Incostitucionalidad contra esa Ley creada ex-profeso por Jordi Sevilla, en mala hora Ministro de A.P.Ya que si en su moomento quienes debían defender la profesión quedaron con los brazos cruzados, más por nuestra propia desidia que por otra cosa, tambien es cierto que, visto lo visto, y lo por venir, es preciso salgamos del letargo acomodaticio que estamos en defensa de nuestrs amada profesión, nuestros actuales intereses y de los futuros de aquellos que sin dudan vendrán con los años a integrar las Sub-escalas.
      Apreciado Victor, dices bien las cosas, pero con decirlas no se solucionada nada si nada más se hace. Yo hago esta propuesta y sobre la mesa está, y me ofrezco para liderar la misma si al menos cuento con una mínima equidiscencia. Y si no se hace, no ha lugar que ni tu ni nadie venga a lloriquear más en este blog, por esa causa.

      Un abrazo

      M.A.A.

    5. … la influencia que a menudo se ha permitido ejercer en la gestión y cultura municipal a los denominados habilitados nacionales, como

    6. Respecto a lo manifestado por el comunicante anterior, con el nombre de “Sebastian” observo que bajo mi opinión no ha entendido nada de lo expuesto. Precisamente se trata de salvaguardar las esencias de la buena administración, de la legalidad y del interés general, en muchas ocasiones conculcadas por los políticos y los “asesores” o “funcionarios accidentales” nombrados a dedo por dichos políticos, buena parte de los cuales emplean precisamente ese tipo de argumentos…”integrarse de manera proactiva en equipos eficientes”…”alineados con los objetivos y necesidades institucionales”…palabras todas ellas altisonantes pero vacías por inconcretas de contenido. El primer objetivo de un habilitado es cumplir con la Ley, que precisamente no es el que la diseña ni la vota y publica, sino los políticos que finalmente ni cumplen, ni aplican esa misma Ley por ellos creada, pero si han creado una maraña de organimos institucionales de un calibre tal que las decisiones se sobre políticas públicas se desvanecen, atrofian o desaparecen en esa misma maraña incongruente y ociosa. Los “desafios” de que habla el comunicante la mayor parte de las veces son “sus propios desafios” es decir humo, porque la legislación actual ya prevee los hechos y las soluciones, ahora bien, con ellos, se justifican -y de eso se trata- la avalancha de personas que con o la mayoría de las veces sin, mayor necesidad, enjundia y formación real, atiborran los Ayuntamientos, entorpecen más que solucionan, burocratizan más que disuelven las trabas y áctúan, en fin, como si fueran la panacea a los problemas municipales.
      Los Habilitados nacionales son efectivamente servidores públicos, lo que no tengo tan claro es que otros lo sean. Los Habilitados nacionales no pretenden mantener un “status” que les está reconocido por la Ley,porque eso sería un absurdo, los que si pretender apropiarse de atribuciones que no les corresponden, por no haberseles atribuido si no en sus propias ensoñaciones o bajo el paradigma de un nombramiento provional y muchísimas veces innecesario, son otros, posiblemente el propio comunicante nos podría dar razón de ello.
      Han sido durante años precisamente los Habilitados nacionales los que han llevado a cabo las tareas más penosas y responsables de las Corporaciones. Ellos son los que cargan realmente con la responsabilidad, pero aún no he visto -quizá algun caso aislado- que alguno de ellos haya sido procesado, inhabilitado, enjuiciado y condenado, como si lo han sido montoones y montones de asesores y políticos, esos mismos que se llenan la boca con las aseveraciones que hace el comunicante.
      Mas de un Habilitado sabe perfectamente cuales son las soluciones de que habla el mencionado, y en múltiples ocasiones las expone, por ser realistas, ajustadas verdaderamente a esas necesidades y a Derecho, otra cosa es que la interferencia de esos supuestamente denominados “expertos asesores” -algo a demostrar eficaz y eficientemente, muy al contrario de lo que ya tienen demostrado los Habilitados- impide muchas veces la realización práctica de las mismas.
      No se recaba complicidad alguna de homólogos, puesto que todos somos ya complices en algo tan evidente como lo que en su momento expuse, lo quesi se reclama es el detener la actitud activa de desapoderar a dichos Habilitados de las funciones que legalmente tienen reconocidas, que es algo muy diferente a lo comentado por el comunicante a que hago referencia al principio.
      Con todo el respeto, leer lo escrito por este comunicante y correlacionarlo con las huecas palabras de muchos de esos asesores y políticos ha sido todo uno.

      Un saludo

    7. Totalmente de acuerdo con MAA. Mucho “proactivo” y “necesidades institucionales” pero la cuestión es: 1)¿Los eficientes asesores superan alguna clase de prueba, oposición o examen? 2) ¿Su nombramiento depende de la voluntad del mismo que será controlado? O lo que es lo mismo, ¿puede el preso elegir a su carcelero, por ejemplo otro preso? 3) ¿Dice “importantes desafíos” Sebastian? No creo que en un Ayuntamiento de 500 habitantes pretendan solventar importantes desafíos… Lo que se pretende es servir al ciudadano, asesorar al Alcalde y Concejales, y para eso no hace falta formar parte ni de equipos proactivos ni largas reuniones institucionales con power point… No seamos ridículos pensando que un Ayuntamiento es una gran empresa (sobre todo en el caso de los pequeños ayuntamientos que son el 90%) o que se necesitan cinco asesores para conocer la ley.
      Lo que hace falta (quitando ayuntamientos muy grandes o capitales de provincia, con lo que tampoco incluyo a municipios de 30000 o 60000 habitantes) es a alguien que conozca la normativa jurídica y económica, que sea independiente, y que haya demostrado su capacidad mediante una oposición libre (y en la medida de lo posible justa).
      Y punto pelota. Lo demás son zarandajas y entretenimientos de señoritos con dinero (y por tanto muchos masters) que quieren comer de un pastel al que de momento no tienen acceso. Hay oposiciones todos los años (o las había hasta ahora). El que quiera que se presente y sea proactivo delante del papel en blanco.
      Un saludo
      PD: Estoy también de acuerdo con lo del sindicato. Lo de la huelga ya se me había ocurrido a mí alguna vez: somos poco valorados. Si integramos alguna clase social, no será por el prestigio ni por cómo nos tratan… Los colegios no sirven para nada. No ejercen presión sobre quienes deben ejercerla. Las últimas modificaciones legislativas no se produrían en otro colectivo de trabajadores. Sería demasiado sangrante. Gracias

    8. Integración proactiva, el alinearse con las necesidades institucionales, capacidad de liderazgo,… Coincido en que toda esa palabrería hueca que inunda últimamente nuestros Ayuntamientos, nuestros “Gobiernos Locales”, me recuerda lo que hace sólo unos días dijo SOSA WAGNER a propósito del Plan Bolonia en las Universidades:
      “De nuevo estamos presenciando una reforma que se lleva por delante planes, títulos, contenidos de las asignaturas, en medio de la opacidad que proporciona un lenguaje cabalístico, preñado de una palabrería tan esotérica que llega a ser cómica: hay cientos de protocolos, evaluaciones, autoevaluaciones, habilidades, competencias, destrezas: un festival inventado por pedagogos a la violeta”.

      Los habilitados estatales son lo que la ley dice que son, y allí nada se habla de “altos gestores”, “directivos proactivos”, y demás pedanterías al uso. No somos “gestores” de nada, sino funcionarios-juristas, y ésa es nuestra función. Lo demás son engaños y cuentos chinos para justificar sueldazos de escándalo y no pegar un palo al agua…

    9. En el emparrado en el que parecen vivir y desde el que se fortifican contra el resto del mundo, levantan cortinas de humo con las que pretenden diferenciarse y distanciarse de “asesores”, “funcionarios accidentales” y

    10. Estimado comunicnte “Sebastián”, la petulancia es una cosa, la pedantería que es la que Vd. ejerce, otra muy distinta. No somos palabras, somos personas, profesionales, profesionales de la Administración local. Habilitados Nacionales, por tanto no podemos cambiar de significado como las palabras. Nos referimos al verbo habilitar como genérico de nuestra profesión y reconocido legalmente porque el diccionario de la RAE le dá la determinada descripción que Vd. por lovisto habrá consultado; por cierto no se invente palabras que no existen, porque la pedantaría se transforma entonces en bobada. Dicho lo anterior, veo en Vd. unaperpsona con una fijación insana, seguramente el Habilitado que Vd. conoce le habrá hecho pasar algún mal rato o bien es Vd. uno de esos opositores que no ha conseguido, aún, cumplir con su afán, no desespere, depende de la edad que Vd. tenga, aún tiene muchos años por delante para intentarlo. Haga un esfuerzo hombre.
      Además, esos acrónimos que Vd. utiliza para describir profesiones o uestos de trabajo demuestran una vez más su pedantería absurda (TAE, TAG…)por Dios, hombre, no estamos en un cursillo de Brainstorming, personalmente solo conozco y menciono profesiones con su nombre completo atribuido normalmente, no con siglas, además de que es una incorrección y una liberalidad filológica perniciosa para el idioma.
      Y, respecto a su acomeotida de que todo o casi todo lo hacemos muy mal, es una opinión que por lo visto no se aviene con la realidad en general, de ahí que le indicara antes fu fijación escatológica con los Habilitados, tome tila, hombre, es un consejo gratis. Por demás la exigibilidad del “don” o el “Vd.” me parece estupendo para quien lo haga, es más en este país se debería usar de común, porque somos casi el único que tuteamos descaradamente a nuestros interlocutores y no les reconocoemos verbalmente más mérito que la existencia. Verguenza nos debería dar. Por lo visto Vd. es de esos, acompañando a nuestro querido y nunca bien ponderado Presidente de Gobierno, a los Ministros y Vicepresidentes, Alcaldes y otros profesionales pasando por los Diputados, Senadores, y casi, si me apura por S.M. el Rey, así nos encontramos con el bedel que preside el Palamento de Cataluña que el primer día de la toma de posesión fué la rechifla y burla de toda la audiencia en una TV. Luego se hizo valer, pero equivocadamente, creyó que tuneando su A-8 y detrayendo injustificadamente unos cuantos millones de las antiguas pesetas, se equipararía al resto, aunque no disponga ni del bachillerato. Y eso mismo le debe suceder a Vd. ponderado comunicante “Sebastián” que le rechinan los dientes si alguien se hace respetar por los demás. Pues para eso estamos nosotros, señor mío, para evitar en lo que podamos y nos dejen que los Alcaldes, Concejales y asesores variopintos “tuneen”, ¿me he explicado?.
      Vd. conmigo ha mordido en hueso, amigo.

      Un saludo a todos.

    11. Amigo M.A.A., honestamente, creo que me convence: con usted he “mordido en hueso”; pues, entre otras cortinas de humo que lanza no se comprende qué busca reproduciendo (conscientemente) comentarios ajenos de manera distorsionada:

    12. Francisco González Benito dice:

      Coincido en lo manifestado por JAGF y Guy Fawkes. Solo quiero añadir por mi parte una cosa: ser habilitado estatal conlleva unas ciertas garantías, pero no todas, para un correcto desempeño en la función pública local. No solo porque hayan ingresado en la habilitación estatal sujetos con titulaciones irrisorias (Bachiller o menos), para llevar Ayuntamientos de 4.999 habitantes y ponerse al frente de letrados, Ingenieros y Arquitectos (ocupando puestos que deberían corresponder a titulados, igual que al frente de un quirófano hay un cirujano y no un enfermero); sino también porque hay habilitados estatales, incluso de categoría superior, con multiples titulaciones y masters que son unos CORRUPTOS, no han jurado la Constitución, ni la cumplen, y permanecen fieles al franquismo en el que se criaron.

    13. Mira yo paso. De todo lo que he leído anteriormente solo me interesa la propuesta de MAA.

      Pasó primero porque cada cual que piense lo que quiera y segundo porque no es mi guerra ubicarme en odios que solo perjudican a quien lo siente

      ¿Que existe gente que nos odia a los habilitados?

      Es evidente

      ¿Qué todas la las reformas legislativas producidas desde 1981 paren reflejar ese odio?

      También

      No voy a caer en la tentación de relatar aquí lo que todos sabemos, solo quiero decir a los mas jóvenes que esa certeza se recrudece con los años porque una mala entendida vocación y la creencia de que es solo algo puntual hace que los primeros 15 años de ejercicio pasen desapercibidos en dosis de cierta incredulidad e ingenuidad. Pero tras algunos años mas se llega a la conclusión final de que en términos generales no nos quieren y muchos nos odian por ejercer como habilitados estatales.

      Pero cuando decidí presentarme a esto fue desde el desconocimiento, sencillamente porque se publicó una convocatoria en 1979 en el BOE (por cierto ya estaba muerto Franco). Y tras dos años de estudiar como un poseso saque las oposiciones. Fue después cuando me enteré que solo tendría trabajo si algún Alcalde me lo quería dar y que a diferencia de cualquier (repitos: cualquier) funcionarios yo era un funcionario especial que tenía que mendigar un puesto y una retahíla de pluses o cargas que jamás sospeché (y que desde luego no venían en la convocatoria ni en el temario).

      Pero si es verdad que somos culpables de una cosa. Cualquier trabajador tiene derecho a luchar por lo suyo y nosotros no lo hacemos

      ¿Pero no es cierto que nos pasamos todo el día protestando?

      Sin duda. Es mas creo que se nos escucha tanto quejarnos que no me extraña que nos odien cada día más.

      ¿Entonces porque nos sentimos tan agredidos y abandonados?

      Porque hacemos mal las cosas. Dedicamos todas nuestras energías a llevarnos bien con la gente que trabajamos. Y en general lo conseguimos. Personalmente puedo decir que suelo estar contento en mi situación particular pero es evidente que me siento perdido en mi situación como miembro perteneciente de un grupo. Por ello cada vez que hay una nueva reforma la proceso como una nueva agresión.

      Nadie nos defiende, o nadie lo hace eficazmente. Los Colegios no es que no quieran es que no pueden

      Tomemos ejemplo de los Policías Locales. Ellos si están defendidos por un Sindicato y les funciona. Estoy seguro que si tuvieran un Colegio Profesional estarían como nosotros.

      Yo contesto a MAA y me apunto a dar un paso al frente: Así que los que quieran apuntarse (desde donde sea) para crear un sindicato nuestro que me escriban a angel.azul.2020@gmail.com lo demás es lo de siempre

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    *


    *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>